Interiorismo Sustentable

                                                                             

 

Wicanders® es una marca verdaderamente sostenible, representa un equilibrio único entre la creación de riqueza y la protección del medio ambiente.
El punto de partida es una materia prima que se extrae cíclicamente de los alcornoques sin dañar los árboles. Esta materia prima se transforma en productos de alto valor agregado, promocionando al mismo tiempo la sostenibilidad económica y social de zonas con riesgo de desertificación.
Varios estudios de ecoeficiencia, basados en un análisis comparativo con otros tipos de suelos, demuestran el excelente desempeño ambiental de Wicanders® y de su proceso de fabricación. Además de necesitar menor cantidad de energía y materias primas para suproceso de fabricación, estos productos contribuyen activamente a reducir el calentamiento global, no sólo por sus bajas emisiones, sino también debido a la propiedad de retención de CO2 del corcho natural.
Se estima que los bosques de alcornoques portugueses – montados- se encargan de retener el 5% de las emisiones anuales de CO2 del país, lo que representa 4,8 millones de toneladas por año.

 

LA COMBINACIÓN PERFECTA

 

Durante años, Wicanders ha desarrollado revestimientos de paredes y suelos con propiedades exclusivas gracias a su innovadora tecnología Corktech.
Mediante el uso de una estructura única multicapa, que combina tecnología de vanguardia con las propiedades naturales exclusivas del corcho, se ha logrado un nuevo nivel en los revestimientos de paredes de corcho que ofrece la combinación perfecta entre belleza, comodidad y durabilidad.

La singularidad de los revestimientos de paredes Dekwall se logró mediante la integración de dos capas de corcho con diferentes propósitos. La capa más gruesa está hecha con corcho aglomerado y se utiliza como un respaldo, que proporciona comodidad superior, reducción de ruido y el calor. La chapa decorativa es una fina lámina de corcho, creado mediante la combinación de diferentes formas de corcho natural, logrando efectos visuales genuinos y auténticos llenos de personalidad. Para una mayor protección, lo visual está recubierto con un acabado encerado o barnizado.

EL ALCORNOQUE

El alcornoque (Quercus suber L.) es un árbol perteneciente a la familia del roble de donde se extrae el corcho. Su valor se basa no sólo en los productos extraídos de los árboles, sino también en los sectores que giran en torno al cultivo del alcornoque; agrícolas, forestales, cinegéticos y actividades de pastoreo. La extracción regular del Corcho (un proceso conocido como saca) es una contribución fundamental para la sostenibilidad ambiental, económica y social en las zonas rurales de la región mediterránea, donde se encuentra el alcornoque.

El alcornoque es un árbol de crecimiento lento, que puede llegar a vivir 200 años, lo que permite, como media, que se arranque 16 veces durante su vida útil. La primera extracción de corcho del árbol del alcornoque sólo se produce 25 años después de la siembra, tras lo cual se cosecha en ciclos de nueve años, sin dañar el árbol de ninguna manera. Este método permite que el bosque de alcornoques cumpla su función de fijación de CO2, lo que contribuye activamente a reducir el calentamiento global.
El bosque de corcho en Portugal (700.000 hectáreas), conocido como “Montado” (dehesa), es un típico paisaje ibérico que supone una pieza clave en el apoyo natural de la biodiversidad, incluyendo algunas de las especies más amenazadas del mundo: linces ibéricos, águilas imperiales, cigüeñas negras, lobos y osos salvajes.

Ver productos